En Bruselas, los Veinticinco evitan la polémica energética

A mitad del Consejo Europeo, la tarde del jueves 23 de marzo, los líderes de los Veinticinco habían mantenido su principal objetivo: evitar divisiones. Redactaron, por primera vez, una política energética común, ciertamente tímida, evitando la controversia sobre el patriotismo económico, criticado en particular contra Francia y España.
Los países miembros han acordado las grandes líneas de una política energética común, que consistiría en particular en hablar con una sola voz en el escenario internacional y fortalecer su mercado interior. Acordaron reunirse todos los años para evaluar los avances realizados. Pero "aún no han llegado a conclusiones sobre objetivos específicos" en el ámbito energético, aunque la Comisión Europea "recibió un mandato" para proponerlos, admitió su presidente, José Manuel Barroso.

“En diez años, cuando mire hacia atrás, se dará cuenta de que este debate tan sustancial ha dado lugar a una nueva política energética” en la UE, dijo el canciller austríaco Wolfgang Schüssel, presidente en ejercicio de la Unión. Prometió que "no se trata de establecer una nueva superburocracia a cargo de la energía", mientras que el señor Barroso aseguró que los estados miembros no tendrían que transferir nuevos poderes a la Comisión.

Lea también:  Bélgica: SOLWATT, un plan para el desarrollo de la energía solar fotovoltaica en Valonia


leer más

Dejar un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *