Contaminación de las nuevas tecnologías: informática, internet, alta tecnología ...

Ficha completa y sintética sobre el impacto medioambiental de las nuevas tecnologías

Contaminación de alta tecnología.

El desarrollo de la sociedad digital conlleva un consumo excesivo de energía y un aumento constante de productos, materiales… y residuos electrónicos. Los gobiernos y los industriales comienzan a medir el costo ecológico de la nueva economía y actúan con timidez. Pero, por ahora, son los países emergentes y sus habitantes los que están pagando el precio, a riesgo de su medio ambiente y su salud.

La contaminación visible e invisible

Según las últimas proyecciones del gabinete Forrester, mil millones de computadoras personales (PC) estarán en servicio en el mundo en 2008 y más de dos mil millones en 2015. Pero, ¿qué hacemos con estas montañas de pantallas, de unidades centrales, teclados, impresoras y periféricos de todo tipo cuando estén obsoletos o fuera de servicio?

Entre 20 y 50 millones de toneladas de desechos electrónicos se acumulan en el mundo y este volumen crece entre un 3 y un 5% anual, según un estudio de las Naciones Unidas en 2005. En Francia, actualmente producimos de media 25 kg de RAEE (residuos de aparatos eléctricos y electrónicos) al año y por persona. Y de estos 25 kg, el 8%, o menos de 2 kg, pasan por un canal de recolección y luego posiblemente se reciclan para una cuarta parte de ellos.

En Europa, según un informe de la Unión Europea, cada año se liberan a la atmósfera cerca de 36 toneladas de mercurio y 16 toneladas de cadmio, principalmente debido a la incineración de RAEE.

Sin embargo, esto es solo la punta del iceberg. El aumento del parque informático también induce un coste energético, y por tanto medioambiental, cada vez más elevado. A medida que aumenta el número de computadoras personales, la cantidad de electricidad necesaria para alimentarlas aumenta mecánicamente.
Pero además de estos dispositivos, la propia infraestructura de Internet consume una gran cantidad de recursos energéticos. Estimado en 123 teravatios hora en 2005, el consumo de electricidad de todos los servidores del mundo equivale a la producción de unas quince centrales nucleares.
Con el respaldo de servidores baratos, pero de baja calidad e ineficientes, Internet contribuye a una factura de energía de más de 5 mil millones de euros al año, estima Jonathan Koomey, un académico de Stanford. Entre 2000 y 2005, el consumo global de estos servidores aumentó a más del doble. Este aumento es tanto más problemático cuanto que no incluye el número de servidores de grandes empresas, como Google, que es muy discreta sobre la capacidad de sus infraestructuras.

Países emergentes, botes de basura de Occidente

El reciclaje de desechos electrónicos es complejo y requiere la manipulación de componentes nocivos para la salud y el medio ambiente. Es poco o nada rentable y peligroso. Por tanto, es "bastante natural" que los países desarrollados envíen sus residuos a los países emergentes, haciendo la vista gorda ante los métodos utilizados localmente.
La contaminación a gran escala vinculada a esta industria afecta a Asia y África. La Basel Action Network (BAN) enumera las descargas, los canales y, en general, todos los abusos en materia de contaminación eléctrica y electrónica. Según él, y a modo de ejemplo, cada mes se descargan en Nigeria más de 500 contenedores de equipos informáticos usados ​​para repararlos y reutilizarlos. Pero casi tres cuartas partes de cada cargamento resulta inutilizable y se destruye sin cuidado o, peor aún, se deja en grandes vertederos. Toxics Alert estimó en un informe publicado en 2004 que el 70% de los RAEE vertidos en Nueva Delhi procedían de exportaciones de países industrializados.

Los métodos utilizados en los países pobres para reprocesar estos residuos son muy rudimentarios y las repercusiones en la salud de las poblaciones y el medio ambiente son muy importantes. El agua es el principal vector de esta contaminación. En China, una muestra de agua tomada del río Lianjiang, cerca de un sitio de reciclaje, reveló niveles de plomo 2 veces más altos que los estándares recomendados por la OMS (Organización Mundial de la Salud).
La conciencia de los estados contaminantes - los países desarrollados - ha sido lenta pero ha surgido un arsenal legislativo: el Convenio de Basilea, que prohíbe cualquier exportación de productos peligrosos entre los países signatarios, entró en vigor en 1992. reciclaje, el reglamento vino después. Una directiva europea conocida como WEEE (residuos de equipos eléctricos y electrónicos), adoptada en 2003, se ha aplicado a nivel europeo desde agosto de 2005. Al mismo tiempo, otra directiva europea conocida como RoHS (Restricción de sustancias peligrosas) destinada a controlar la Se ha adoptado el uso de sustancias peligrosas en equipos eléctricos y electrónicos.
En la actualidad, este dispositivo legislativo está operativo en Europa y la mayoría de los países desarrollados están siguiendo su ejemplo. Se están estableciendo canales de recuperación y reciclaje que son asunto de todos: ahora se requiere que los fabricantes y distribuidores los respeten. Pero está claro que la mayoría de los estados afectados continúan enviando sus desechos electrónicos a países emergentes, a veces en forma de donaciones para eludir la ley.

Lea también:  Bio-metano en África: Vídeo

Iniciativas "verdes" dispares

Habiéndose preocupado por cuestiones relacionadas con el medio ambiente, o su imagen, las empresas de TI están invirtiendo cada vez más en el reprocesamiento de materiales peligrosos. Cuestionada por la asociación Greenpeace, que publica regularmente una Guía para la alta tecnología responsable, Apple, por ejemplo, se ha comprometido a ser "más ecológica" y a mostrar más transparencia en sus procedimientos de reciclaje.

Los grandes grupos industriales también están tratando de promover medidas para reducir el consumo de energía de las computadoras. Reunidos en la Iniciativa de Computación para Ahorradores del Clima, los principales actores como Microsoft, AMD, Lenovo e IBM, y más recientemente Google e Intel, trabajan de acuerdo con la organización ambiental World Wildlife Fund (WWF) y otras 25 asociaciones. .
Los fabricantes de computadoras y componentes que participan en esta iniciativa están comprometidos con el desarrollo de productos energéticamente eficientes que cumplan con los requisitos técnicos de la EPA, la Agencia Federal de Medio Ambiente de EE. UU. Las otras empresas que se adhieran a esta iniciativa se equiparán con ordenadores más económicos. Esperan ahorrar 5,5 millones de dólares en costos de energía por año y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en 54 millones de toneladas por año.
La infraestructura de la red de Internet, compuesta por decenas de millones de servidores, también tiende a una caída significativa de su consumo eléctrico. Cada vez más fabricantes ofrecen servidores virtuales, que están reemplazando gradualmente las filas, gabinetes y bahías de servidores que consumen mucha energía. Otras empresas están intentando democratizar los llamados servidores de “bajo consumo”.
¿Serán suficientes estas iniciativas dispares? ¿La proliferación de desechos electrónicos y la contaminación generada por las industrias de nuevas tecnologías requieren el desarrollo de un “protocolo de Kyoto” de TI?

Jim Puckett: "La legislación europea es la más avanzada, pero tiene fallas"

¿Qué opinas de las directivas sobre residuos electrónicos aplicados a nivel europeo e internacional?

La legislación europea es la más avanzada en términos de gestión de residuos electrónicos, pero presenta varios defectos que algunos se apresuran a explotar. Si existe un principio según el cual el fabricante está obligado a reciclar sus productos, nadie indica cómo y dónde deben estar. Finalmente es posible vaciar el relleno en Francia, para llenar los rellenos sanitarios en Nigeria o China.
Además, si los exportadores declaran que su carga contiene equipos destinados a ser reutilizados, estos ya no se consideran “residuos”, sino “productos”, que escapan a la regulación del transporte de residuos. Esto es una gran mentira: alrededor del 75% del material que hemos podido identificar en Nigeria simplemente se tira a vertederos y luego se quema.
¿Qué directivas tienen mayor impacto en las descargas “informales” de los países emergentes?
Las tres medidas principales en esta área son importantes, pero deben implementarse adecuadamente. La regulación del transporte de residuos es la ley más importante, si se aplica adecuadamente. Se anima a los consumidores y fabricantes a resolver el problema en sentido ascendente y no a exportar sus residuos. Además, la directiva ROHS (Restricción del uso de determinadas sustancias peligrosas) también puede tener un gran impacto, siempre que la lista de las llamadas sustancias "peligrosas" se amplíe y para evitar exenciones. Finalmente, si se modifica la directiva sobre RAEE (Residuos de aparatos eléctricos y electrónicos), que actualmente afecta solo a los consumidores, para buscar la responsabilidad del productor, también se convertirá en una palanca importante.
¿Ha notado una disminución o un aumento de los residuos desde el establecimiento de las directrices internacionales?
Nada ha mejorado realmente: esto se debe principalmente a la falta de firmeza en la aplicación en Europa y la ausencia de legislación en Estados Unidos. Una ley sobre desperdicio de computadoras es más efectiva en los países exportadores que en los países importadores.
¿Hay algún conocimiento de los países emergentes de las condiciones sanitarias y ambientales tales reprocesadores?
Es poco lo que pueden hacer los países emergentes. China ha tratado de reducir la entrada de residuos y mejorar las condiciones para el reprocesamiento, pero el mercado informal de reciclaje sucio está creciendo debido al comercio mundial que es muy difícil de controlar. Para China, esto no es un problema técnico: las empresas de reciclaje de calidad no pueden competir con el mercado informal. La única forma de detener este ciclo es promover la Convención de Bale y su aplicación diligente.

Lea también:  compostaje industrial

Las tierras bajas de la Web

Chatear a través de mensajería instantánea, jugar juegos en línea o simplemente navegar por Internet son ahora actividades comunes para los usuarios de la web. Las velocidades son siempre más altas y los intercambios de archivos más numerosos en las carreteras de la información, mientras que estos dan la ilusión de desmaterialización.
Sin embargo, al otro lado de las pantallas de los usuarios de Internet, una infraestructura pesada subyace en la Web. El byte, la unidad de medida de la computadora, tiene de hecho un equivalente de energía, uno de los más altos. Estimado en 123 teravatios hora por año, el consumo mundial de electricidad de los servidores representa el 0,8% del consumo total de electricidad (16 teravatios hora por año), el equivalente a unas quince centrales nucleares.
Solo Estados Unidos absorbe un tercio de este consumo (45 teravatios-hora por año). Jonathan Koomey, un académico de Stanford, ha calculado que dicha factura energética asciende a 5,3 millones de euros al año (7,2 millones de dólares).
Según su estudio publicado en febrero de 2007, el consumo de servidores se ha duplicado en cinco años. En 2000, los servidores globales usaban menos de 60 teravatios hora por año. El informe del Sr. Koomey es aún más alarmante ya que no incluye los servidores utilizados por Google. La empresa estadounidense, muy desconocida sobre su infraestructura, nunca ha publicado datos sobre sus capacidades de almacenamiento. Según un artículo de junio de 2006 publicado en el New York Times, Google tiene más de 450 servidores, distribuidos en una veintena de centros técnicos.
La fuerte demanda es la principal causa de tal oferta de energía. Los países desarrollados, miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), cada vez más plebiscitan la banda ancha. Con más de 58 millones de suscriptores, Estados Unidos es el mercado más grande, en términos absolutos, seguido de Japón y Corea del Sur. Pero es en los países del norte de Europa donde la tasa de equipamiento es más alta. En Dinamarca, los Países Bajos o Islandia, casi uno de cada tres habitantes tiene banda ancha, en comparación con uno de cada cinco en Francia.
De este modo, 12,7 millones de abonados franceses están conectados a alta velocidad, apareciendo en el top tres de los países europeos más conectados, por detrás del Reino Unido y Alemania. Los países digitales emergentes como China, cuya tasa de penetración de Internet es muy baja (10,4%, frente a casi el 70% en América del Norte), también aumentarán la demanda de forma sostenible.
Ansiosos por cumplir con las expectativas de sus clientes, fabricantes como HP o Dell ofrecen servidores a precios reducidos, pero ineficientes. El 90% de la infraestructura de TI está compuesta por "servidores de volumen", los más baratos del mercado. Masas en salas, ineficientes, solo se utilizan el 10% de sus capacidades. También requieren amplios sistemas de refrigeración, que aportan la mitad de su consumo eléctrico. Según el Sr. Koomey, su número se ha disparado en cinco años: en 2000, el mundo tenía 12 millones de "servidores de volumen", contra 26 millones en 2005.
En los próximos años podrían surgir nuevas tendencias. En marzo de 2007, el instituto IDC redujo la previsión de ventas de servidores entre 2005 y 2010 en 4,5 millones de unidades. Tal caída es en parte para el beneficio de los llamados servidores "virtuales", varios de los cuales pueden ser alojados por un solo servidor físico. En 2010, se venderán 1,7 millones de servidores para virtualización, equivalente a la capacidad de 8 millones de servidores “reales”. Esto representará el 14,6% del volumen de capacidad del servidor, frente a sólo el 4,5% en 2005.
Los principales fabricantes también se han embarcado en una estrategia de reducción del consumo. Si bien Sun se basa en procesadores más eficientes, su competidor, Hewlett-Packard, equipa ciertos servidores con funciones de ahorro de energía y ventiladores más eficientes.

Lea también:  Embalaje

Desde abril, VIA, un fabricante taiwanés de circuitos integrados, y Hewlett Packard comercializan una computadora de bajo consumo destinada al mercado chino. ¿Por qué lanzó un proyecto así? China está experimentando un aumento de la contaminación y las emisiones de dióxido de carbono provocadas por el rápido crecimiento de las actividades industriales y comerciales. Esto se produce cuando el mundo comienza a ser más consciente de los problemas relacionados con el medio ambiente y el calentamiento global, y toma medidas positivas para ahorrar energía y reducir la huella de carbono de las actividades humanas.

La suite

Debate sobre forums

Dejar un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *