Dulces para producir hidrógeno

En un estudio de viabilidad de 15 meses financiado por el Consejo de Investigación en Ingeniería y Ciencias Físicas (EPSRC) por una suma de 24 libras (unos 000 euros), investigadores de la Escuela de Biociencias de la Universidad de Birmingham demostraron que 'una bacteria específica produce hidrógeno cuando se alimenta de desechos muy azucarados. Las pruebas se llevaron a cabo con residuos de la empresa internacional de confitería y bebidas Cadbury Schweppes, con sede en Birmingham. Otro socio, C-Tech Innovation, está estudiando la economía del proceso y ha demostrado que esta tecnología podría ser de interés a mayor escala.
Cuando se probaron en un reactor de demostración de litros 5, estas bacterias se agregaron a una mezcla de turrón diluido y residuos de caramelo.

Las bacterias luego consumieron el azúcar, produciendo hidrógeno y ácidos orgánicos. Otro tipo de bacteria se introduce en un segundo reactor para a su vez convertir los ácidos orgánicos en hidrógeno. Luego, el hidrógeno alimenta una celda de combustible para producir electricidad (reacción química entre el hidrógeno y el oxígeno en el aire). El dióxido de carbono formado en el primer reactor es capturado y secuestrado para no ser liberado a la atmósfera.
Los residuos de biomasa resultante se eliminan, se mezclan con paladio y luego se utilizan como catalizadores en otro proyecto de investigación. Este segundo proyecto está financiado por el Consejo de Investigación en Biotecnología y Ciencias Biológicas (BBSRC) y tiene como objetivo identificar diferentes mecanismos para eliminar contaminantes como el cromo y los bifenilos policlorados (PCB). Los reactores catalíticos utilizados en este proyecto paralelo también requieren de hidrógeno, que es por tanto el suministrado por los residuos de confitería.
Por tanto, este proceso es limpio, ahorra energía y permite a las industrias de la confitería recuperar sus residuos en lugar de depositarlos en vertederos como lo hacen actualmente. En teoría, este proceso podría ser utilizado por la mayoría de las empresas alimentarias.

Lea también:  El Airbus A380: pequeños reflejos.

Sin embargo, las pruebas realizadas con extractos de patata no han sido concluyentes.
La profesora Lynne Macaskie de la Universidad de Birmingham cree que el sistema podría desarrollarse para procesos de generación de energía industrial y tratamiento de desechos. Actualmente, el equipo de investigación está realizando un trabajo de seguimiento con el fin de obtener más información sobre el potencial general de esta técnica con los residuos “dulces” más variados.

fuente: Ha dicho

Dejar un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *