Evaluación de etanol, cuestionamiento del estudio de Price Waterhouse Coopers

Cuestionamiento del estudio de Price Waterhouse Coopers por David Lefebvre

Se realizará un nuevo estudio sobre el balance energético de los sectores del bioetanol de remolacha, maíz y trigo, debido a que varios expertos han cuestionado los métodos de cálculo del estudio Price Waterhouse Coopers Ademe-Direm 2002, que sin embargo sirvió de base para establecer canales de bioetanol.

Varios expertos desafían los equilibrios energéticos de los bioetanoles, la remolacha, el maíz y los biocombustibles de trigo. Criticaron el estudio de Price Waterhouse Coopers Ademe-Direm 2002, que sirvió como base para establecer el bioetanol sin tener en cuenta todos los costos de energía atribuibles a la producción de estos biocombustibles. Se planea un nuevo análisis más contradictorio. Los diversos puntos de disputa también se relacionan con los impuestos y, por lo tanto, el costo para las finanzas públicas y el destino de los coproductos, esencialmente proteínas de alimentación animal.

A primera vista, el desarrollo de biocombustibles reduciría las emisiones de gases de efecto invernadero y nuestra dependencia energética del petróleo. Y la producción de biocombustibles tendría las consecuencias beneficiosas de crear nuevos empleos 24 000 en el horizonte 2010, abrir nuevos mercados para el trigo, la remolacha y la colza, y reemplazar los 5,4 millones de toneladas de harina de soja que Francia importa cada año por coproductos de proteínas (granos y tortas). Presentado de esta manera, los biocombustibles despiertan entusiasmo.

Eficiencia energética impugnada

Sin embargo, el desarrollo de biocombustibles y más particularmente bioetanol es disputado por algunos expertos. El primer punto de discusión es la eficiencia energética, que es la proporción de la energía devuelta por el biocombustible cuando se quema a la energía primaria no renovable necesaria para producirlo. El estudio de Ademe-Direm y Price Waterhouse Coopers (PWC), publicado en 2002, estima que la quema de etanol de trigo y remolacha libera a 2,05 más energía de la necesaria para quemar. energía no renovable para su producción, un balance favorable.

Pero otro análisis, el de la asociación Eden (Energía sostenible en Normandía) y una red de asociaciones.
especializado en el efecto invernadero, estima este coeficiente más cercano a 1,43. E incluso sería 0,98 para el bioetanol de maíz, lo que significaría que el bioetanol de maíz requiere tanta o incluso más energía fósil de la que puede liberar cuando se quema.

Lea también:  Carta a los eurodiputados sobre E85 y Total

Costos energéticos de producción.

¿Por qué tanta brecha en el análisis? Los modos de cálculo son diferentes. El bioetanol representa el 43% de la materia seca total producida en el campo. El bioetanol en realidad se produce a partir del almidón, pero la planta también está compuesta en particular de celulosa, proteínas, que están destinadas a los alimentos. Por lo tanto, el estudio PWC solo atribuyó 43% de los costos de energía fósil requeridos para la producción total. Sin embargo, la asociación Eden cree que el biocombustible debe asumir todos los costos de energía, reduciendo solo los ahorros de energía generados por la valorización de los coproductos en la alimentación animal que reemplazan la torta de soja.

Estas diferencias en la evaluación de la eficiencia energética son tan obvias para el bioetanol de remolacha, 2,05 para Adème y 1,31 para Eden, como para el éster metílico de aceite vegetal, 2,99 contra 2,19. Según la asociación Eden, la actualización del bioetanol a ETBE, un producto de reacción química entre el bioetanol y la gasolina, defendido por las compañías petroleras, en lugar de bioetanol, reduce aún más la eficiencia energética. Se reduciría a 1,10 para el bioetanol de trigo, a 1,03 para el de remolacha ya 0,88 para el de maíz. Finalmente, destacar la eficiencia energética evaluada por la asociación Eden con respecto al aceite vegetal crudo: sería de 3,80.

Competitividad contra el bioetanol brasileño.

¿Qué pasa con la caña de azúcar brasileña? Según Eden y Milton Maciel, un periodista brasileño especializado en el tema, la eficiencia energética del bioetanol de caña de azúcar brasileño sería mayor que 4, debido al bagazo valorado en electricidad y porque la caña de azúcar requiere muy poca energía. nitrógeno. Por lo tanto, un bioetanol brasileño mucho más competitivo que el nuestro plantea la cuestión de la competitividad de nuestro bioetanol en el mercado mundial.
¿Qué responde la industria a estas diferencias? Con los biocombustibles de segunda generación, es decir, la valorización no solo del almidón sino también de la paja y otros desechos celulósicos en bioetanol, y con la valorización de los subproductos proteicos en otra energía en lugar de en la alimentación animal. , la proporción de materia seca recuperada en energía representará mucho más que el 43% actual, lo que dará como resultado una eficiencia energética que mejorará considerablemente. Pero tal escenario que supone la explotación de las pajillas y, por lo tanto, la exportación de la materia orgánica, necesita prever soluciones preventivas para la disminución de la fertilidad orgánica y la estabilidad estructural de los suelos y, en cualquier caso, renunciar monocultivo En cuanto a quemar proteínas "limpiamente" en una caldera, esto plantea por el momento el problema de las emisiones de óxidos de nitrógeno (NOx) que tienen un gran impacto en el efecto invernadero.

Factura de las finanzas públicas.

Lea también:  Biocombustible a base de aceite de microalgas y planta de energía verde

Los puntos de divergencia también tropiezan con el costo fiscal del bioetanol. Recuerde que el impuesto es 0,37 € / l de bioetanol y 0,59 € / litro de gasolina sin plomo. Esto presupone un déficit para las finanzas públicas.

Para los involucrados en el sector, “la cadena de producción de bioetanol aportará casi tanto en impuestos, cotizaciones sociales, ahorro en gasto sanitario, prestaciones por desempleo y tratamiento de contaminación, etc… como costarán las exenciones TIC. (impuesto interno al consumo, ex TIPP) ”. Pero para la asociación Eden, el costo de la exención fiscal representa la misma cantidad de ingresos fiscales de los que carecerá el Estado, que buscará compensar en otra parte. Por tanto, los hogares deberán soportar una carga fiscal adicional que no generará
empleo neto. Del lado de los expertos gubernamentales, se especifica que la exención de impuestos disminuirá a medida que mejore el rendimiento de la producción. Por lo tanto, la cuestión del rendimiento surgirá para algunas fábricas y un poco menos para otras.

Por ejemplo, la planta Roquette en Beinheim, que extraerá su energía de la energía geotérmica, es probable que sea particularmente competitiva. ¿Qué
¿Es para otras plantas en la llanura de Champagne o Picardía?

Lea también:  ¿Agrocombustibles o biocombustibles? Definición propuesta para distinguirlos.

¿Hacia un mercado de proteínas saturadas?

El plan del gobierno para 2010 es la producción de 3 millones de toneladas de biodiesel y 1,1 millones de toneladas de etanol. Se espera que el biodiesel de colza y girasol genere el equivalente proteico de 3,4 millones de toneladas de harina de soja. Sin mencionar la proteína de los granos resultante de la producción de etanol. Lo cual, a priori, debería reducir nuestras importaciones de soja desde la Amazonía.

Pero, según la asociación Eden, de los 5,4 millones de toneladas de soja importada, solo tres son sustituibles, los otros dos millones de toneladas, en cifras redondas, no lo son porque estén destinadas a la alimentación de pollos. y esta producción necesita una fuente de proteína concentrada que no puede provenir de granos o tortas. Según la asociación Eden, la solución más elegante desde el punto de vista energético consistiría en metanizar estos coproductos en lugar de quemarlos, solución que también tendría el mérito de devolver el nitrógeno al suelo, a través de los efluentes de metanización. en lugar de la atmósfera y rediseminar minerales. Para ello, las plantas de etanol tendrían que ser más pequeñas de lo que se prevé actualmente, porque el dimensionamiento actual requiere un radio de dispersión de efluentes de 100 km, demasiado caro de gestionar.

Por tanto, el debate sobre los balances de energía y gases de efecto invernadero de los agrocombustibles se reabre tanto en Estados Unidos como en Gran Bretaña y Francia. Por lo tanto, se lanzará una licitación para designar una oficina de estudio responsable de establecer qué método de cálculo refleja mejor el impacto de estos nuevos sectores de producción de energía en las emisiones de GEI y el consumo de carbono fósil. .

Descargue la versión pdf de este artículo

Dejar un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *