Los grupos de presión del sector del transporte

Grupos de presión y relaciones de poder entre los actores del transporte.

Palabras clave: transporte, colusión, lobbies, lobbies, Bruselas, corporativismo, intereses financieros.

Podemos sonreír ante la mención de la iniciativa de dos parlamentarios franceses que, en 1998, crearon la asociación "Autoroute-Avenir". Ponente a sus compañeros, MM. Oudin, senador RPR de Vendée e Inchauspé, ex diputado de los Pirineos Atlánticos y administrador de las autopistas del sur de Francia y banquero, obtuvo sin dificultad una posición clara del Senado a favor de los transportes: según su relator, J. François-Poncet , "La necesaria apertura de los territorios rurales presupone la construcción de nuevas vías".

En el contexto de la época, se trataba sobre todo de votar en contra del proyecto de Ley de Orientación para la Planificación y Desarrollo Sostenible del Territorio (LOADDT) defendido por el Ministro D. Voynet, no realmente del mismo color político que la mayoría senatorial. Pero también recordamos el sabroso informe Brua que escribe que “los funcionarios electos (…) insisten en la necesidad de mejorar las condiciones de accesibilidad externa, a la capital del Departamento, la Región o la capital. Este requisito (…) corresponde además a las necesidades personales de viaje de los representantes electos (…) ”.

En el campo del transporte, los grupos de presión están agitando tanto para fomentar la construcción de nuevas infraestructuras como para apoyar el uso, entre otros, del automóvil. Intervienen a lo largo de la cadena de decisión, presionando a las instituciones y afirmándola en voz alta y clara en la prensa.

Lea también:  Vix proceso de ahorro de combustible

Este es el caso cuando la Federación Nacional de Obras Públicas (FNTP) llama al estado "un esfuerzo especial a favor de las inversiones viales". O cuando C. Gerondeau, presidente de la Unión de Carreteras de Francia, cree que "la contaminación del aire es un fenómeno del pasado" y que "si invertimos de manera razonable en la carretera, el desorden será disminuir ".
Los grupos de presión están ocupados, y sus habilidades interpersonales están, por supuesto, inspiradas por el considerable peso económico del sector del transporte para albergar los gabinetes ministeriales e influir en la toma de decisiones públicas.

Esto es igual de obvio para la Comisión Europea, que ahora es institucional (y, de acuerdo con lo que es justo), la presencia y el asesoramiento de grupos de presión a menudo profesionales. Por lo tanto, se estima que en Bruselas hay alrededor de 3 000 grupos de interés de dimensión nacional o regional que incluyen representaciones de empresas de 400, coaliciones de empresas europeas de 750, firmas consultoras de 500, asociaciones de 200, sobre 13 000 personas de tiempo completo.

Resultado: la Comisión consideró en 1992 que en los proyectos de texto de 400 en estudio, 100 solo fue resultado de la iniciativa de su administración. Pero cuidado, estas cifras deben manejarse con cuidado, ya que se refieren absolutamente a todas las áreas tratadas en Bruselas, incluida la lucha contra el cambio climático y el transporte sostenible.

No soñemos de todos modos. Es difícil ver cómo Transport & Environment, por ejemplo, la European Environment Bureau y la WWF-European Policy Office, entre otras ONG que trabajan en estos temas con unas pocas docenas de miembros, pueden competir con el poder de la Mesa Redonda Europea de industrial (ERT). Esta “quinta columna”, formada por representantes de unas cuarenta de las firmas más poderosas de Europa, si no del mundo, y que en 1996 totalizó una facturación de 550 millones de euros y 3 millones de puestos de trabajo, no nunca ha sido tacaño con sus consejos. Interviene al más alto nivel de los organismos europeos, a saber, la Presidencia de la Comisión.

Lea también:  Ranking de los coches

Trece de la apertura de mercados y la desregulación económica, la entrada en vigor de los fondos de pensiones en el ahorro de los empleados y la privatización de la educación escolar, por mencionar solo algunas de sus áreas de preferencia, desde luego, no descuida los problemas de energía, movilidad y transporte y, por supuesto, el cambio climático.

Contrariamente a cualquier medida reglamentaria para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, el ERT se encontró lado a lado con sus homólogos estadounidenses en la Conferencia de Cambio Climático 2000 en La Haya. A la hora de defender el principio de permisos de emisión.

Sobre el tema del transporte, se sospecha que ha influido fuertemente en las decisiones cautelosas de Bruselas con respecto al consumo de combustible o las normas de emisiones CO2. Por otro lado, sabemos que el ERT jugó un papel central directamente con J. Delors, en ese momento Presidente de la Comisión Europea, en el desarrollo en los primeros años 90 de la Red de Transporte TransEuropeo. Sin embargo, esta red proporciona nada menos que la finalización de 12 000 km de autopistas adicionales (Francia tenía 10 771 km al comienzo de 2000), nuevas líneas ferroviarias de alta velocidad de 11, unos diez buenos canales de navegación a gran escala , una pizca de nuevos aeropuertos internacionales internacionales, todos ellos repartidos desde Escocia a Turquía y desde Gibraltar a Varsovia.

Lea también:  MAR: los hechos

¿A quién encontramos entre los miembros de la ERT? Los líderes de BP-Amoco, Fiat, Lufthansa, Pirelli, Renault, Royal Dutch Shell, Repsol, Mol Hungarian Oil and Gas Company, Volvo, Total-Elf-Fina. Al igual que lo que nosotros solemos servir, ¡solo hay que elegir la mesa correcta!

Este texto se extrae del informe: Transporte y cambio climático: una unión de alto riesgo Publicado por la Red de Acción Climática en abril 2004.

Saber más

Descargar el informe completo

Dejar un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *