La idea de Kioto pierde sus posibilidades de futuro

MOSCÚ, 9 de enero - Tatiana Sinitsyna, comentarista de RIA Novosti. Considerado al principio como un triunfo del Protocolo de Kioto, 2005 terminó con una nota mucho más pesimista.

El destino de este primer proyecto internacional llamado a reducir la influencia antropogénica en la atmósfera y así prevenir el cambio climático es cada vez más incierto. Las previsiones para 2006 son sombrías. Muchos expertos expresan sus temores sobre el futuro de este proyecto único.

Las previsiones pesimistas son correctas, según Sergei Kurayev, un empleado del Centro Ecológico Ruso, quien asistió recientemente a la 11ª sesión de la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático celebrada en Montreal. "Basta recordar la posición rígida de la administración estadounidense que no desea escuchar las palabras 'Protocolo de Kyoto'. Los estadounidenses dijeron incluso antes de venir a Montreal que solo participarían en los eventos de la 11a sesión de la Conferencia de las Partes de la Convención Marco sobre el Cambio Climático y que no discutirían la agenda de la primera reunión de las Naciones Unidas. Partes en el Protocolo de Kyoto. La lentitud de Rusia en el desarrollo de la base institucional para el Protocolo de Kioto también ha jugado su papel negativo ”, subrayó Kouraïev.

Lea también:  La economía necesita un clima "saludable"

Sin embargo, la Conferencia de Montreal logró algunos avances. Las animadas discusiones entre los 150 estados signatarios del Protocolo de Kioto que defendieron sus intereses, negándose a ceder una pulgada de sus derechos, llevaron finalmente a la adopción de los acuerdos de Marrakech. Los Convenios han establecido legalmente la contabilidad de las emisiones de gases de efecto invernadero, las modalidades para la realización de proyectos de aplicación conjunta, la negociación de cuotas, etc. Los acuerdos también estipulan la concesión de cuotas de emisión adicionales a las potencias forestales teniendo en cuenta su suministro de oxígeno, y esto concierne directamente a Rusia.

La adopción de los Acuerdos de Marrakech allana el camino para la realización del Protocolo de Kyoto como documento de las Naciones Unidas. Sin embargo, aún se están discutiendo las obligaciones concretas de cada país.

Los debates sobre el lanzamiento de las conversaciones con miras a definir un segundo tramo de reducción de gases de efecto invernadero por parte de los países industrializados después de 2012 fueron muy animados. Los países no tienen propuestas concretas sobre este tema ni ideas sobre la fórmula y modalidades de estas conversaciones. Finalmente, las partes acordaron establecer un grupo de trabajo especial responsable de establecer compromisos futuros y desarrollar mecanismos para la realización de compromisos voluntarios.

Lea también:  Uso de plantas con fines energéticos.

Se considera que el Protocolo de Kioto ha entrado en pleno funcionamiento en Montreal. Pero, ¿será eficaz sin Estados Unidos, China e India, los principales emisores de gases de efecto invernadero y contaminadores de la atmósfera? No hay posibilidad de que se adhieran al Protocolo de Kioto y el entusiasmo mostrado por la UE y apoyado por Rusia no es suficiente. Los estadounidenses dicen que están tomando medidas nacionales para reducir las emisiones. Y los países emergentes, India y China, insisten en la necesidad de ponerse al día con los países desarrollados a pesar de todo. Esto deja poco espacio para el proceso de Kioto.


fuente: Agencia Novosti

Dejar un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *