Mauritania y el petróleo

Mauritania frente al espejismo petrolero

Desolada, bordeada por el Océano Atlántico, poblada por solo 2,7 millones de habitantes, Mauritania es parte del club no invertido de países pobres muy endeudados. En los últimos años, una esperanza anima a los mauritanos: se descubrieron campos petroleros en las aguas territoriales, a unos 90 kilómetros de las costas, frente a Nouakchott, la capital.

Mauritania está cambiando. Desde el anuncio del descubrimiento del petróleo, los consultores internacionales se afianzan en Nouakchott, los occidentales a la salida deciden quedarse, el poder está agitado. El presidente Maaouya Taya, en el poder desde un golpe de estado en 1984, reelegido desde entonces, acaba de prometer un aumento espectacular de los salarios de los funcionarios. Los rumores se hinchan; Estamos hablando de reservas equivalentes a las de Angola. En privado, algunos funcionarios no dudan en asegurar a los europeos a cargo de la ayuda al desarrollo que, pronto, "podemos prescindir de ustedes". Al abrigo del sol en su 4 × 4 con aire acondicionado, los moros ricos, que dominan el país, ya se comparan con los emires del Golfo.

Mantener la esperanza

Si bien se anuncia la extracción de los primeros barriles para diciembre 2005, la promesa del Eldorado no convence a todos. " Para algunos, el petróleo ya está fluyendo, otros, de los cuales yo estoy, esperando ver cómo se hunde Dice Demba Seck, un ex sindicalista y activista en la causa del "africano negro", mauritanos negros que se sienten discriminados por el régimen. Mohamed Fall Oumère, editor del semanario La Tribune, ha sido escéptico durante mucho tiempo. " El primer artículo que escribí sobre el tema fue "sin aceite, sin ideas". Descubrí que el poder habla sobre el petróleo todos los años en febrero, cuando el Banco Mundial informa sobre Mauritania Dice el periodista. De hecho, todos tienen interés en mantener la esperanza: el gobierno, pero también las compañías petroleras, incluido el australiano Woodside, que lidera el consorcio para explotar los recursos. Tan pronto como se descubre un nuevo campo, el valor de las acciones de Woodside, cotizado en Sydney, se dispara. Brahim Boucheiba, director de la empresa comercializadora de petróleo Maghreb Oil, también cercano a la oposición, sigue siendo optimista. Según él, el pozo principal descubierto por Woodside, llamado "Chinguetti" en referencia a una de las ciudades sagradas ubicadas en el desierto de Mauritania, es el hogar de "120 millones de barriles". Según el semanario Jeune Afrique, que cita a "expertos de Londres", el fondo marino también contiene dos grandes depósitos valorados respectivamente en 400 y 500 millones de barriles. La explotación de estos recursos haría del país el sexto productor africano de oro negro y le aseguraría un futuro cómodo.

Lea también: Energía y materias primas

¿El petróleo permitirá el desarrollo sostenible de Mauritania?

En el frente ambiental, la esperanza es limitada. El Sahara, que ocupa el 60% del territorio, alberga algunos vertederos abiertos. En el sur del país, los bosques, utilizados para leña, han sido talados. Los recursos pesqueros en disminución se están vendiendo con la complicidad de la Unión Europea, y a nadie le preocupa el impacto ambiental de la extracción de hierro en el norte. " No confío en el gobierno para seguir una política ambiental Dice un alto funcionario retirado. Las pocas ONG ambientales de Mauritania temen que una regulación laxa permita el uso de petroleros de casco único y no precipite el riesgo de derrames de petróleo. Woodside encargó estudios de impacto social y ambiental, pero los resultados no fueron publicados. El grupo australiano cultiva el secreto y no es fácil de abordar.

Lea también: ¿Econología en breve?

A pesar de las promesas del Presidente de la República, los opositores no creen que la población, muy pobre, pueda beneficiarse indirectamente de la ganancia inesperada del petróleo. " En solo unos días, parte del aumento anunciado de los salarios se vio afectado por la inflación. Denuncia a Demba Seck. La mayoría de los observadores también denuncian el riesgo de apropiación indebida de fondos para quienes están cerca del poder. Brahim Boucheiba ilustra su escepticismo con una anécdota reciente. El Estado mauritano, además de su participación en el 35% de los recursos, había adquirido una participación adicional del 12% en el consorcio petrolero. Citado para realizar su inversión en seis meses, el plan prefirió revender su participación. El contrato firmado con Woodside, confirmado por ley, siempre que esta transferencia solo pueda beneficiar a una empresa controlada por el Estado. Sin embargo, en noviembre 2004, la participación fue revendida 15,5 millones de dólares a una compañía privada británica, por una comisión de 7 millones a una compañía intermedia de un país del Golfo y 4 millones a un consultor. La corrupción? Comentario de Brahim Boucheiba: « cuando hacemos cosas que no son normales, no las hacemos solos ". La única nota positiva podría venir de los patrocinadores. Según Mohamed Fall Oumère, Mauritania podría verse obligada a unirse a la Iniciativa de Transparencia de las Industrias Extractivas. Propuesto en 2002 por Tony Blair, esta iniciativa tiene como objetivo vincular los contratos celebrados entre los gobiernos y las empresas extractivas con el desarrollo económico sostenible de los países interesados.

Lea también: Tsunami en Asia

Olivier razemon

Dejar un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *