Más de 100 mil millones de ganancias para las grandes petroleras

La cifra es asombrosa: es la cantidad de destrucción causada por el huracán Katrina en el sur de Estados Unidos. También es el costo de un año de guerra en Irak para la economía estadounidense.

¡Más de $ 100 mil millones! Esta es la cantidad acumulada de ganancias que las cinco mayores petroleras del mundo están a punto de obtener este año, gracias en gran parte a la explosión de los precios del petróleo. La cifra es vertiginosa: es la cantidad de destrucción provocada por el huracán Katrina en el sur de Estados Unidos. También es el costo de un año de guerra en Irak para la economía estadounidense.

Nunca un sector industrial generó tantas ganancias. Incluso si, en 2004, las cinco grandes (ExxonMobil, Chevron, Total, BP y Shell) ya habían batido todos los récords con más de 1 millones de dólares en facturación y 150 millones en ganancias.

Lea también:  Conferencia: ¿Cómo acercarse a Kioto?

Estos resultados han sido ahora barridos tras el aumento sin precedentes de los precios del petróleo desde principios de año. A pesar de varios aumentos en la producción de la OPEP, el precio del Brent subió un 49% en Londres en seis meses y el precio del barril superó los 70 dólares en Estados Unidos tras el ciclón de Luisiana. De repente, las grandes empresas registraron un crecimiento de rendimiento del 30% en promedio en la primera mitad del año.
Sin este entorno económico excepcional, los balances de las compañías petroleras habrían sido menos halagadores. Total recordó ayer que el incremento de 4,23 millones de dólares en su resultado operacional de un semestre al siguiente, se explica, por un monto cercano a los 3 millones, por la subida de los precios de los hidrocarburos.

De hecho, las asombrosas cifras de la industria petrolera hasta ahora han ocultado sus debilidades: la saturación de herramientas de producción y el agotamiento de las reservas. De ahí a decir que las multimillonarias petroleras son colosos con pies de barro, solo hay un paso que algunos no dudan en dar.

Lea también:  CO2, la publicidad de coches es ilegal en Europa

Para la Agencia Internacional de Energía (AIE), actualmente carece del 20% de inversión para satisfacer la demanda global durante los próximos veinticinco años. Entonces, en lugar de pagar copiosos dividendos a sus accionistas o lanzar ambiciosos programas de recompra de acciones, explican los especialistas, las grandes empresas harían más bien en invertir en prospección y nuevas capacidades de producción. En otras palabras, si la demanda mundial sigue batiendo récords, debido en particular a las colosales necesidades de China, las empresas tendrán un margen de maniobra cada vez más limitado.

Fuente: Christine Lagoutte (AFP)

Dejar un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *