La privatización del agua

Palabras clave: agua, oro azul, gestión, multinacional, globalización, privatización, geoestrategia, geopolítica.

Según Riccardo Petrella “la lógica actual de las relaciones entre Estados y Multinacionales reduce a las primeras a un vasto sistema de ingeniería jurídica, burocrática y financiera puesto al servicio de la actuación comercial de la empresa. El estado ya no es la expresión política del interés público colectivo; se convierte en un actor entre otros, responsable de crear condiciones favorables a la competitividad de las empresas. El interés general está en proceso de reducirse al de empresas gigantes que compiten por los mercados mundiales. Y el agua se convierte en un bien como cualquier otro ”

Cada vez es más interesante para las empresas invertir grandes sumas en el comercio del agua, lo que se compra en botella ya se vende a más del aceite, en cantidad equivalente; los costos de extracción son mínimos y los costos de refinación cero.

Algunas transnacionales y sus subsidiarias comparten el pastel por la distribución privada de agua potable; en los “países del Sur”, van de la mano para organizar el mercado del agua y reemplazar la esfera pública. Sus intereses son totalmente comunes. Sus ingresos han seguido el ritmo de su crecimiento. Estas multinacionales se encuentran entre las 100 empresas más ricas del mundo, con unos ingresos combinados de casi 160 millones de dólares en 2002 y una tasa de crecimiento anual del 10%, más rápida que la de las economías de muchos de los países en los que operan. .

Pero la liberalización del agua ha causado serios problemas en muchos países, donde la intervención de multinacionales extranjeras ha tenido como resultado que el agua se facture muy por debajo de lo que pueden pagar los pobres.

África es elegante

En Zimbabwe, Biwater finalmente se retiró de un proyecto de privatización del agua porque la población local no podía pagar las tarifas que habrían asegurado una ganancia suficiente. Casi en todas partes, la política de recuperación total de costos ha hecho subir los precios al consumidor.

En Sudáfrica, la situación se ha vuelto muy preocupante: desde 1994, a casi 10 millones de hogares se les cortó el agua, no pudieron pagar la factura, y el cólera ha regresado.

Ghana ha visto aumentar el precio del agua en un 300% en tres años. Los grifos están “desconectados” porque cada vez más familias ya no pueden pagar sus disparadas facturas de agua.

En Kenia, la facturación del agua ha sido privatizada por el Ayuntamiento de Nairobi sin licitación competitiva, dejando a 3 trabajadores desempleados. Estas personas fueron reemplazadas por 500 ejecutivos sobrepagados. Los consumidores han asumido los costes de un nuevo sistema de facturación. La gente de Nairobi paga cinco veces más por un litro de agua que un ciudadano norteamericano.

Mientras que en Botswana, la Empresa Pública de Agua es reconocida por aumentar el número de usuarios, que pasó de 30 en 000 a 1970 en 330. Su política de igualación protege el acceso al agua. agua para hogares de bajos ingresos.

Lea también:  Consumo de energía global

América Latina

En Brasil (20% de las reservas mundiales de agua dulce), Nestlé ha llevado a cabo privatizaciones desenfrenadas reales mediante la compra de terrenos donde hay manantiales y aguas subterráneas; Nestlé, interesada únicamente en el agua de mesa, bombeaba 30 litros de agua por día que se apresuraba a desmineralizar, práctica que la ley brasileña prohíbe, sin embargo, porque previene el tratamiento de la anemia. a un costo menor. Con el apoyo de Coca-Cola, la empresa también intentó, antes de las elecciones de 000, cambiar la ley brasileña que impide la desmineralización del agua. Dos fuentes se han secado y el ecosistema está completamente alterado. Nestlé se ha infiltrado además en todas las universidades de Brasil, por lo que la investigación sobre la cuestión del agua se trunca allí.

En la provincia uruguaya de Maldonaldo, las tarifas del agua aumentaron drásticamente y los suministros se contaminaron cuando Uruqua, una subsidiaria de la empresa de agua Aguas de Bilboa, obtuvo el derecho a distribuir agua de manera lucrativa. “Recuperación total de costos. El Banco Mundial ha declarado un éxito la privatización de Buenos Aires. Pero una investigación del ICIJ muestra que la privatización del agua de Buenos Aires fue obstaculizada por la codicia, el engaño y las promesas incumplidas. Su éxito resultó ser principalmente un espejismo. La privatización del agua ha enriquecido a un grupo de líderes sindicales, capitalistas amigos y funcionarios del gobierno del ex presidente Carlos Menem. Varios funcionarios son objeto de investigaciones por corrupción.

En las maquiladoras mexicanas, el agua a veces es tan escasa que los bebés y los niños se ven reducidos a beber Coca-Cola y Pepsi. Además de las tarifas de facturación injustificadas, los residentes que no pagan sus facturas a menudo se ven privados del agua y los funcionarios a menudo los hacen esperar mucho tiempo para considerar sus reclamos. Las inundaciones son mucho más frecuentes, resultado de la falta de mantenimiento de las tuberías y tuberías. Los grandes distribuidores de agua han mostrado poca disposición a invertir en la mejora de la infraestructura. Por otro lado, la idea de los municipios cada vez más endeudados parece inspirarlos.

El gobierno boliviano ha cedido su agua por 40 años a Aguas del Tunari, filial de Bechtel. Un año después, miles de familias tuvieron que pagar hasta el 20% de sus ingresos para obtener su agua diaria. Estalló la huelga general y el ejército tuvo que intervenir violentamente, matando a 5 personas, según Amnistía Internacional. La población exigió el fin del contrato con la empresa privada y el gobierno cedió.

El gobierno uruguayo comenzó a ofrecer concesiones en ciudades y barrios ricos. El precio del agua se ha multiplicado por 10, se ha cortado el agua a los que no pagan, familias o instituciones. Las lagunas y otras áreas donde estas empresas extraían agua se han secado, todo para que pueblos como Punta del Este (que utiliza tanta agua como el resto del país) puedan regar sus jardines privados. Pero los uruguayos lograron planificar un referéndum nacional, con valor legislativo: en octubre de 2004, más del 60% de los uruguayos obligaron a incluir en la constitución la pertenencia inalienable del agua al dominio público y la prohibición de su agua. privatización.

Lea también:  Psicología: la ranita y el medio ambiente

En Puerto Rico, donde Suez tiene un mandato de 10 años para brindar servicios de agua bajo un contrato de $ 4 mil millones, el procurador general Carlos López criticó duramente a la multinacional francesa, que ha dedicado mucho energía para mejorar los métodos de facturación y cobro, pero "no aportó ninguna mejora" a la distribución de agua potable a los consumidores.

Gran progreso en Filipinas.

Baja presión en el grifo, muy pocas horas del día cuando el agua fluye: las familias en Manila se levantan a medianoche o al amanecer para hacer reservas porque el servicio no se presta de forma continua, especialmente en los barrios de menores ingresos . El 10% de los ingresos del hogar ahora se gasta en pagar la factura del agua. Son las personas sin agua corriente las que más sufren la privatización: la compran a precios tres o incluso cinco veces más altos a los revendedores. El cólera incluso ha resurgido en Manila, cuando no se había informado de ningún caso durante cien años.

India: la imbecilidad de los proyectos privados

En India, Suez intentó comprar agua del Ganges para vender a Delhi 635 millones de litros al día. El argumento de Suez era clásico: “sin su dinero, no podríamos reorganizar el suministro de agua. Pero, ¿por qué el agua pura del Ganges tuvo que beber Delhi, que está a cientos de kilómetros de distancia, mientras el río Yamuna pasa justo al lado? Limpiar el Yamuna parece más económico y más racional. Cada uno de los agricultores que se verá privado de agua, porque se venderá en Delhi, perderá enormes cantidades debido a la caída de su cosecha.

Otro gran proyecto de privatización de ríos hindúes tiene como objetivo conectar los ríos entre sí, hacer que fluyan en direcciones opuestas, dirigirlos a las áreas donde hay dinero. Cuesta $ 200 mil millones; pero una evaluación científica ha demostrado que es totalmente innecesario, que causará enormes daños a la sociedad, al ecosistema, a los bosques, y que desplazará poblaciones a una escala histórica inimaginable.

Estos megaproyectos representan oportunidades de oro para las empresas multinacionales del agua, para las empresas occidentales y para los burócratas. Todo esto, en un contexto donde la corrupción está plagando el mundo político y legal a todos los niveles. Pero toda esta privatización corre el riesgo de poner en peligro el futuro colectivo del suministro de agua.

Lea también:  10 conceptos erróneos sobre el medio ambiente

Merde en Francia

La corrupción, el fraude, la sobrefacturación, etc. son parte del expediente de las multinacionales Suez y Vivendi. Las ciudades que habían privatizado sus servicios de agua vieron aumentar los precios hasta en un 400% a medida que la calidad descendía hasta el punto de presentar demandas por envenenamiento. Francia, el único país del mundo donde la distribución de agua está privatizada en un 80%, experimenta considerables diferencias de precios. Los directores ejecutivos de Bouygues, Lyonnaise y Générale des Eaux, a su vez, han sido acusados ​​de casos de corrupción. Muchos altos ejecutivos han sido acusados ​​de mal uso de activos corporativos. Se sospecha que han pagado contribuciones ocultas a alcaldes, diputados, partidos políticos a cambio de contratos públicos. Alain Carignon, ex alcalde de Grenoble, tardó 5 años.

Gran Bretaña: por aquí la moneda

Los contribuyentes británicos se encontraron gastando $ 9.5 mil millones para vender sus empresas estatales de tratamiento y distribución de agua. Tras la privatización, el precio del agua ha aumentado sustancialmente, en particular para cubrir las inversiones necesarias para renovar las redes. Fueron los consumidores, no las empresas, quienes finalmente financiaron estas inversiones. La privatización ha provocado una transferencia de riqueza de los usuarios a los tenedores de capital, los costes excepcionales reduciendo artificialmente el beneficio y la recompra de acciones ha permitido ocultar una rentabilidad considerada vergonzosa por los administradores.

Si bien las ganancias aumentaron $ 600 millones o el 35% de 1992 a 1996, el empleo ha disminuido de manera constante durante los últimos cinco años, el empleo ha disminuido en 4 puestos o el 084%. Si los empleados y usuarios han pagado el precio de la privatización, los altos ejecutivos obviamente no tienen quejas.

Como es la empresa privada la que se encarga de la recogida, la situación se vuelve insostenible para muchas familias desfavorecidas, obligadas a pagar tarifas excesivas o enfrentarse a la prohibición del suministro de agua potable. En Gran Bretaña, las grandes empresas privadas no dudaron en cortar el suministro de agua a varios miles de hogares por falta de pago.

¿Es serio este mundo?

Al querer "reformar la distribución del agua", una reforma presentada como técnica, los actores están de hecho tocando una cierta forma de organizar la redistribución de la renta en los países afectados, un cierto equilibrio entre la sociedad civil y lo político, en estilos de vida. Acceso al agua a dos velocidades de acuerdo con los ingresos del hogar, suministro de agua inadecuado, degradación de los estándares de calidad (las empresas privadas prefieren minimizar los costos), incrementos de precios asombrosos, escándalos y condenas en cascada, activación del desequilibrio del Norte -Sur, ingresos netos para los estados insignificantes, incluso negativos: los bienes públicos se han vendido a bajo precio, el saqueo disfrazado de reforma necesaria supuestamente para suplir las deficiencias de los servicios públicos, linchado en los medios de comunicación y decretado a priori incompetente y corrupto.

Frank Swalt

Dejar un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *