microbiota

Microorganismos: cuida tu microbiota intestinal

Compuesta por multitud de organismos vivos microscópicos, la microbiota intestinal (o flora intestinal) es uno de los mecanismos imprescindibles para el buen funcionamiento del organismo humano. Algunos expertos médicos incluso lo consideran un órgano por derecho propio que todos deben mantener adecuadamente para preservar su salud. En concreto, ¿por qué debemos cuidar nuestra microbiota intestinal? ¿Cuáles son las soluciones naturales para hacerlo?

La importancia de cuidar su microbiota intestinal

También conocido con el nombre de flora intestinal, este cultivo de microorganismos aporta información valiosa sobre el estado de salud de un individuo, por la riqueza o no de su composición. Ciertos médicos de los siglos XIX y XX también se basaron en el análisis de rastros de la microbiota contenida en las heces de sus pacientes para establecer su diagnóstico. La microbiota está formada por un número exponencial de bacterias, levaduras, arqueas, eucariotas y hongos que viven en comunidad y línea. las paredes del sistema gastrointestinal gracias al biofilm.

Estas bacterias buenas viven en simbiosis con el organismo humano, participando así en varias funciones esenciales. En el colon, la microbiota se encarga de la fermentación de sustancias no digeridas tras la absorción intestinal (almidón, mucinas, glicosaminoglicanos, pectinas, lignina, etc.). Por tanto, permite completar la digestión. Además, la microbiota participa en la transformación metabólica de los ácidos biliares. Algunos estudios también han demostrado que estas bacterias participan activamente en la síntesis de vitaminas B9, B9, B12 y K por parte del organismo.

Además de facilitar la digestión de los alimentos, defensa del cuerpo constituye la segunda función principal de estos microorganismos. De hecho, la microbiota forma una barrera protectora contra la ingestión de bacterias, virus o microbios. También estimula y regula la actividad de sistema inmunitario en general, incluidas la mayoría de las células que se encuentran en el tracto digestivo. Finalmente, al secretar mediadores activos en el cerebro, la microbiota es esencial para el bien. comunicación entre el intestino y el cerebro.

Cuidar tu microbiota intestinal reduce el riesgo de contraer determinadas patologías y molestias. Los trastornos digestivos frecuentes, el aumento repentino de peso, las infecciones urinarias o pulmonares, así como las reacciones alérgicas están, entre otras cosas, relacionadas con una alteración de la microbiota intestinal. Algunos estudios también sugieren que la disfunción de la microbiota está relacionada con el empeoramiento de los síntomas de varias afecciones crónicas, como el cáncer, la enfermedad de Parkinson, la enfermedad de Alzheimer, la enfermedad de Crohn o la esquizofrenia.

Lea también:  Desastre nuclear de Fukushima, el otro Chernobyl?

Probióticos, una solución natural para mantener o restaurar su microbiota intestinal

Contribución de probióticos, una dieta variada y equilibrada, un estilo de vida saludable y la moderación de la actividad deportiva son todas soluciones naturales para cuidar tu salud. cultivo intestinal de microorganismos.

La ingesta de probióticos a través de complementos alimenticios es especialmente acertada cuando se desea restaurar o simplemente mantener su microbiota intestinal. Algunos fabricantes ofrecen productos que contienen una variedad de microorganismos vivos, generalmente cepas de bacterias o levaduras destinadas a reequilibrar la flora existente. Estas en complementos alimenticios están recubiertos de cápsulas gastrorresistentes, lo que les permite resistir los jugos gástricos y las sales biliares que se encuentran en el tracto digestivo.

Las cepas básicas utilizadas son levaduras, bifidobacterias y lactobacilos (bifidus, helveticus, rahmnosus, longnum, saccharomyces, etc.). Tienen una vida útil de 1 a 3 semanas en el medio intestinal.

Para obtener efectos beneficiosos para el funcionamiento del organismo, los probióticos deben tomarse de forma regular y en cantidad suficiente. Tan pronto como se ingieren, los elementos interactúan con la microbiota del huésped adhiriéndose a las células del revestimiento intestinal. Sin embargo, cualquier cura probiótica normalmente debe estar sujeto al consejo de un médico. De hecho, cada organismo tiene una composición floral específica. Un análisis médico realizado previamente por un especialista será juicioso para determinar la naturaleza exacta y la tasa de presencia de cada cepa de microorganismos presentes en sus intestinos.

Entonces será posible identificar sus posibles excesos (cepas cuyo número de individuos es superior a la media) y deficiencias (cepas cuyo número de individuos se reduce considerablemente). Además de estas indicaciones, debes tener en cuenta que en ocasiones pueden entrar en juego tus características genéticas y tu historial médico. Siguiendo las recomendaciones de un farmacéutico o de su médico, se asegura de consumir cepas probióticas eficaces y adaptado a su organización.

Además, se te indica la dosis óptima y puede modificarse en función de los resultados obtenidos. Tenga en cuenta que los yogures fermentados, ciertos quesos (mozzarella, cheddar, gouda, Roquefort, Camembert, etc.) y verduras fermentadas son alimentos probióticos. También se trata de derivados fermentados de soja, vinagre de sidra de manzana, bebidas fermentadas a base de kéfir o kombucha. Por lo tanto, su consumo a menudo es beneficioso para la salud, incluso si la ingesta cuantitativa de estos alimentos no es tan alta como la de los complementos alimenticios.

Lea también:  barbacoa vertical, el medio ambiente y bueno para la salud

suplemento alimenticio orgánico probióticos

Una dieta adecuada para la ingesta de prebióticos.

Los prebióticos son fibras solubles que pueden resistir la digestión y asimilación en el intestino delgado. Si se ingieren en cantidad suficiente, se utilizan como alimento para Buenas bacterias en la microbiota intestinal., participando así en su crecimiento y proliferación. Hablamos aquí de polisacáridos de cadena compleja como almidón, fructooligosacáridos (FOS), galactooligosacáridos (GOS) o glicosaminoglicanos. También se refieren a las mucinas, hemicelulosas y pectinas.

Las frutas, verduras, legumbres y algunas plantas son los alimentos más ricos en prebióticos. Se pueden citar en particular espárragos, ajos, trigo, centeno, calabacín, alcachofas, cebollas, plátanos, sandías, puerros, endivias, salsifí, raíz de achicoria y avena. No se trata de abusar de ellos, sino de asociarlos con una dieta equilibrada todos los días. Teniendo esto en cuenta, se debe evitar el consumo excesivo de azúcares o sustancias grasas, así como la adopción de una dieta alta en proteínas, para mantener el equilibrio de la microbiota intestinal. Tampoco debe abusar del consumo de productos que contengan edulcorantes, sabores y colorantes artificiales.

La importancia de cuidar tu higiene personal

Es probable que el alcohol y los componentes naturales y químicos de los cigarrillos causen disbiosis de la microbiota intestinal. Por tanto, tiene sentido evitar el consumo excesivo de estos productos. Del mismo modo, es importante descansar lo antes posible, mientras se asegura de dormir al menos 8 horas al día. Debes evitar en la medida de lo posible cualquier situación que pueda sumirte en un estado de estrés casi permanente. La actividad deportiva moderada de 1 a 3 días a la semana también es muy beneficiosa.

Lea también:  De la descarga: vínculos entre la contaminación, las hospitalizaciones y la mortalidad

Debes saber que la práctica intensiva de deporte altera el equilibrio de la microbiota, porque conduce a un redireccionamiento de los principales flujos sanguíneos hacia los músculos, el corazón y el cerebro. Esto hace que el intestino se vea privado de oxígeno durante el ejercicio, pero de repente se vuelve a suministrar oxígeno al final del ejercicio. El estrés oxidativo provocó así ataques particularmente células intestinales compuesto esencialmente por las bacterias buenas de la microbiota.

Esto no quiere decir que todos los practicantes de deporte intensivo tengan sistemáticamente una flora intestinal devastada, pues la capacidad de adaptación al esfuerzo físico de cada organismo es única. Sin embargo, siguiendo los consejos de un médico deportivo, puede ser conveniente seguir una cura simbiótica (asociación del consumo de prebióticos con el de probióticos) para recolonizar gradualmente la microbiota intestinal mediante " buenos microorganismos".

alimentos prebióticos

Tratamientos a base de antibióticos para evitar tanto como sea posible

Si los potentes antibióticos de amplio espectro nos permiten curar muchas dolencias, también son enemigos de la microbiota intestinal. De hecho, destruyen todo tipo de bacterias, tanto buenas como malas. A menos que su farmacéutico o médico lo indique explícitamente, no se recomiendan los tratamientos basados ​​en dichos productos farmacéuticos. Si es absolutamente necesario tomar antibióticos, es aconsejable sigue una cura simbiótica para reducir los efectos devastadores de tomar antibióticos.

Para la protección del organismo y el buen progreso de la digestión, es importante mantener la microbiota intestinal. Tomar prebióticos o probióticos a través de alimentos y suplementos, así como un estilo de vida saludable, son excelentes formas de lograrlo.

Una pregunta ? Visita nuestro forum Santé

4 comentarios sobre “Microorganismos: cuida tu microbiota intestinal”

  1. Gracias por toda esa información. Consumo curas probióticas con regularidad para estimular mi flora y mi inmunidad ... no siempre es fácil encontrar una fórmula adaptada a su flora. Tienes algún consejo. La que más me conviene lereca biótica. Mi farmacéutico me aconseja.

    1. La artritis reumatoide está relacionada con un desequilibrio en la microbiota intestinal

      La microbiota intestinal ha estado recientemente en el centro de la investigación en el campo de las enfermedades autoinmunes. Hoy, un nuevo estudio dirigido por un equipo del University College London sugiere que un desequilibrio en la microbiota intestinal podría desempeñar un papel importante en el desarrollo de la artritis reumatoide.

      En un estudio preclínico, los investigadores encontraron que el daño al revestimiento intestinal estaba directamente relacionado con la inflamación de las articulaciones y la gravedad de la enfermedad. Desde hace algún tiempo, los científicos han sugerido un vínculo constante entre las anomalías en la microbiota intestinal y la artritis reumatoide, y el aumento de la población de ciertos tipos de bacterias malas a menudo se ha asociado con la gravedad de la enfermedad.
      Un mecanismo aún poco entendido

      Sin embargo, todavía no está claro exactamente cómo las bacterias intestinales pueden influir en la inflamación de las articulaciones. Se han considerado varios mecanismos, que van desde bacterias intestinales que modulan el desarrollo de células inflamatorias específicas responsables de la artritis hasta metabolitos bacterianos particulares que contribuyen a la gravedad de la enfermedad.

      Este nuevo estudio examina otra hipótesis causal, centrándose en los vínculos entre la gravedad de la artritis y el debilitamiento de la pared intestinal inducido por bacterias. Los resultados se publicaron en la revista Med.

      "Queríamos saber qué estaba pasando en el intestino y si los cambios en la pared intestinal, que generalmente actúa como una barrera para proteger al cuerpo de las bacterias, son un sello distintivo de la enfermedad y contribuyen a su desarrollo", dice Claudia. Mauri , coautor principal.

      (...)

Dejar un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *